La Guardia Civil investiga la muerte a golpes de un perro en Gran Canaria en el interior de una empresa de pirotecnia de Valsequillo.

Segun cuatro testigos, uno de los trabajadores de la empresa, que llegó a trabajar a las ocho de la mañana, supuestamte se dirigió al perro y primero intentó acuchillarle y después lo golpeó con un sacho hasta que murió.

Ya la empresa ha entregado a la Guardia Civil la grabación de las cámaras de seguridad donde se ve la supuesta agresión. El perro tenía cuatro años y era de raza Branco Weimar. Según su dueño, que también es el propietario de la pirotecnia, el perro no era agresivo.

Convivía en la casa familiar y durante el día estaba en esta finca con otros animales. El perro asesinado tenía otro cachorro y su dueño es el presunto agresor. La titularidad de este perro ya ha sido reclamada por el propietario de la empresa porque también teme por la vida del cachorro.

El trabajador ya ha pedido la baja voluntaria de la empresa.