La marea blanca de la solidaridad iluminó este domingo Las Palmas de Gran Canaria con motivo de la prueba benéfica organizada por la Asociación Niños con Cáncer Pequeño Valiente.

Una iniciativa apadrinada por la Hospitales San Roque LPA NightRun del próximo día 28 que continúa creciendo edición tras edición hasta superar en esta cuarta los 2.000 ins-critos y los 7.000 euros de recaudación. Un importe destinado íntegramente a realizar mejoras en la planta de Oncohematología del Hospital Universitario Materno Infantil, así como al desarrollo del Centro Multidisciplinar que promueve Pequeño Valiente dirigido a los niños que han quedado con secuelas tras superar la enfermedad.

La trasera de la Fuente Luminosa volvió a repetir como zona de salida y llegada de quie-nes con su gesto no solo contribuyen con la causa de la entidad presidida por José Jerez, sino que infunden ánimos a quienes hacen de su vida diaria una lucha constante.

Más de 2.000 corredores se calzaron las zapatillas desde primera hora de la mañana para disfrutar de cerca de las carreras infantiles con niños de 5 a 13 años como protagonistas, de la caminata solidaria de 2.000 metros, además de las distancias de cuatro y ocho kiló-metros con el recorrido habitual que comprende las calles Luis Doreste Silva, cruce de Juan XXIII, León y Castillo y Venegas.

Participantes de todas las edades y condición se unieron bajo el lema Adelante mis va-lientes compartiendo una jornada en donde no faltaron actividades paralelas como zum-ba, la actuación del grupo canario Playacoco, quien interpretó temas como Pequeño va-liente o Número 1, sorteos y la entrega de premios.