El Herbalife Gran Canaria visitaba la siempre complicada pista de Fontes do Sar en el primero de dos partidos consecutivos en tierras gallegas.

Tras medirse al Monbus Obradoiro en Santiago, los claretianos viajan a Lugo para visitar al Cafés Candelas Breogán.

El contexto de ese segundo choque y la coyuntura dependería mucho de lo que sucediese en el encuentro ante los de Moncho Fernández.

Se veían las caras dos equipos de anotaciones altas y de mucho tiro exterior. El ritmo del encuentro fue trepidante desde el salto inicial. Clevin Hannah clavaba un triple en la primera posesión del choque como muestra de las intenciones del conjunto de Pedro Martínez. Los grancanarios, que llegaban a la cita con 11 victorias, como los santiagueses, tomaban la delantera en el electrónico gracias a un altísimo porcentaje de tiro. Dos aciertos consecutivos de Kim Tillie (10-17, minuto 5), con una recuperación mediante, permitían a los isleños tomar una ventaja ciertamente considerable para haber transcurrido apenas cinco minutos de contienda.

Seguía lloviendo en el aro local. Otro triple de Kim Tillie, que firmó un 3/3 desde 6,75 en el primer acto, y uno de Xavi Rabaseda -a pase, precisamente, del francés-, obligaba a Moncho Fernández a pedir tiempo muerto para intentar reactivar a los suyos. La ventaja isleña alcanzaba los once tantos y Monbus Obradoiro se veía obligado a reaccionar si no quería ver cómo el partido se rompía demasiado pronto para sus intereses. El cuadro local aumentó la intensidad defensiva y consiguió recortar distancias antes del final del cuarto (19-28).

La voz cantante la seguía llevando, eso sí, un Herbalife Gran Canaria confiado en su plan de juego y conocedor de la hoja de ruta que debía llevar para sumar un necesario triunfo. Una suspensión desde cinco metros de Niko Radicevic (19-31, minuto 12) colocaba la máxima diferencia de la tarde con el segundo cuarto recién comenzado. La salida a pista del griego Kostas Vasileiadis imprimió carácter y energía al juego gallego. La parroquia de Fontes do Sar empezó a apretar y los suyos respondieron con un parcial de 7-0 en apenas un minuto.

Sufría en su aro el ‘Granca’ para cerrar el rebote, y Monbus Obradoiro se encontraba cada vez más cómodo sobre el parqué. La ventaja claretiana llegó a bajar hasta tan solo cinco puntos, momento en el que Marcus Eriksson replicaba con cuatro tantos consecutivos sin respuesta. El Herbalife Gran Canaria se mantuvo por delante en el electrónico durante la totalidad de la primera parte -a excepción de unos segundos en el arranque-, pero Monbus Obradoiro, que se había llegado a ver a doce puntos, cerraba la primera mitad con triple de Andreas Obst y con buenas sensaciones para la segunda mitad (41-46).

Era importante la salida tras el paso por vestuarios. Monbus Obradoiro confiaba en mantener la buena inercia mientras que Herbalife Gran Canaria buscaba repetir su puesta en escena en el choque.

El arranque del tercer cuarto favoreció a un ‘Granca’ que mostró, nuevamente, su mejor versión tanto en ataque como en defensa. Cinco puntos consecutivos de Jacob Wiley volvían a colocar una diferencia de dobles dígitos. Moncho Ferández se vio forzado a pedir tiempo muerto tras un triple en transición de Oriol Paulí (47-59, minuto 24) que permitía a los isleños igualar la máxima renta de la tarde. Una ventaja, eso sí, que no hizo más que aumentar. El ritmo anotador de los isleños fue demoledor ante un ‘Obra’ sin demasiado acierto exterior.

El Herbalife Gran Canaria llegó a disfrutar de una ventaja de 16 puntos, una máxima que se dio en diferentes compases del tercer cuarto. Monbus Obradoiro, que no era capaz de encontrar a sus tiradores para que sumaran, se encomendaba a la labor interior de Nick Spires, que firmó uno de sus mejores partidos del curso. Una acción de canasta más adicional en los últimos segundos hizo que el conjunto obradorista cerrara el acto a 14 puntos (59-73).

A los amarillos les costó casi dos minutos estrenarse en el último cuarto. Monbus Obradoiro, en ese pequeño período de sequía claretiana, falló varios lanzamientos exteriores que hubiesen apretado el marcador. No ocurrió y el Herbalife Gran Canaria castigó a los gallegos con un parcial de 0-7 liderado por Hannah, que sumó cuatro puntos y asistió un triple de Siim-Sander Vene (63-80, minuto 34). El bloque local intentó mejorar sus porcentajes exteriores, pero Monbus Obradoiro no tuvo el día y el Herbalife Gran Canaria controló totalmente la situación.

Clevin Hannah, tal y como sucediera hace dos semanas en Madrid en el triunfo ante Movistar Estudiantes, firmó un último cuarto brillante. Anotó, asistió -acabó con un doble-doble, como Wiley- y lideró el arreón final ante un ‘Obra’ sin respuestas. Los grancanarios sumaron así la duodécima victoria del curso, la tercera seguida lejos del Arena, y siguen así alejándose de la zona baja de la tabla.