Resultado de imagen de Podemos noemi Podemos ha presentado una proposición de ley en el Parlamento de Canarias que, por primera vez en el Estado, promueve buscar a menores robados desde la dictadura franquista hasta 2001, y que encarga crear una unidad especializada en la Policía Canaria para investigar estos hechos.

Estas son parte de las disposiciones de la proposición de ley que ha registrado Podemos en la Cámara autonómica y con la que, según dijo su portavoz, Noemí Santana, se pretende "ir más allá" del alcance de la ley de Memoria Histórica para así reparar "las heridas" de las víctimas de estas prácticas.

El parlamentario de Podemos Manuel Marrero advirtió de que en Canarias el robo de menores desde el golpe de estado de 1936 hasta los primeros años de la etapa democrática se realizó "a nivel exponencial" en mayor medida que en otros territorios por el alejamiento, la permisividad y el descontrol que en las islas se acentuaron "con el caciquismo local".

Ese caciquismo ha sido más "depredador" en el archipiélago debido a una situación social de pobreza y miseria, lo que provocó que se cometieran estos hechos "con una tremenda impunidad", añadió el diputado de Podemos.

Explicó que Podemos ha registrado esta iniciativa porque, tras dos años de debate de la ley autonómica de Memoria Histórica, el resto de grupos era reticente a abordar la cuestión de los bebés robados en dicha norma y sobre todo, a extender su investigación más allá de 1978.

Sin embargo, argumentó Manuel Marrero, el franquismo ha continuado en las islas "sociológicamente" y el robo de menores se realizó prácticamente hasta inicios de este siglo.

Por ello ahora Podemos ha elaborado una ley específica sobre este asunto en la que se abarque la investigación durante casi 82 años pues, detalló, si bien con la dictadura se robaron hijos a madres "rojas, anarquistas o no proclives" al régimen, esta práctica se continuó realizando durante los 40 años del franquismo y continuó a posteriori de manera "impune".

Las víctimas de este delito, que debería ser "imprescriptible", han estado desamparadas y Podemos ha recurrido además en su proposición al sustantivo "menores" en vez de bebés porque tiene conocimiento de niños que fueron enviados a la Península con 8 años.

El objetivo de Podemos es que las víctimas tengan amparo legal para recurrir a la justicia y cuenten para ello con todo el apoyo de los poderes públicos, que deben ofrecer "verdad, justicia y reparación", añadió.

Por este motivo en la proposición se regulan las obligaciones de los poderes públicos en este ámbito y se legisla "el derecho a la verdad", de tal manera que se faculta el acceso a la información de las víctimas a los archivos de centros públicos y privados, particularmente de la Iglesia Católica.

También se plantea la creación de un banco de datos impulsado y financiado por la administración y el derecho a la tutela judicial, pues el parlamentario indicó que "no puede ser que las víctimas estén sacando dinero de sus bolsillos para la búsqueda" de sus orígenes e incluso pagando pruebas de ADN en Estados Unidos, por lo que también se reclama la constitución de un banco para este objetivo.

Podemos pide asimismo que la reparación a las víctimas sea económica, y no meramente moral, y que se conforme una comisión canaria por el derecho a la verdad.

Además se reclama financiación para la ley, pues si no se invierte "será una ley muerta desde el nacimiento", y lo fundamental, argumentó Manuel Marrero, y que marcará la diferencia respecto a otras normas y logrará que sea eficaz, es la solicitud de que se cree una unidad especial en la Policía Canaria, dotada con dos agentes por provincia, dedicados el tiempo que haga falta para investigar la documentación y esclarecer los datos que puedan ayudar a las víctimas.

Podemos tiene confianza en que el resto de grupos parlamentarios tendrán la sensibilidad necesaria para que esta norma culmine su tramitación en marzo o abril de 2019 porque, añadió su diputado, la sociedad tiene el deber de reparar este asunto y ofrecer amparo a las víctimas, pese a que "del caciquismo de entonces quedan restos en el caciquismo de la política actual" y esto es un obstáculo a la hora de esclarecer los hechos.