El Atlético explota al máximo sus virtudes y vence a Las Palmas. Si hay un estadio donde el Atlético podía perder la posesión ése era el estadio de Gran Canaria.

Y ése fue el único aspecto del juego que perdió el Atlético ya que su victoria en Copa por 0-2 con goles de Koke y Griezmann demostró que el equipo de Diego Pablo Simeone sabe explotar al máximo sus virtudes. El cuadro colchonero le dió el balón al conjunto canario y le ganó en intensidad, colocación, control del juego, ocasiones y goles. 

Con este resultado, el Atlético pone pie y medio en los cuartos de final de la competición del K.O no sólo por la victoria, que es practicamente definitiva, sino por las sensaciones que han dejado los dos equipos en Las Palmas, un equipo local con una posesión estéril y un conjunto colchonero que robaba una y otra vez y se acercaba a la portería canaria con mucho peligro.

Tardó un minuto Las Palmas en disparar a puerta a través de Jonathan Viera al lanzar una falta que detuvo sin ningún problema el guardameta Moyá en unos primeros compases donde era el equipo local el que llevaba la iniciativa del juego aunque la presión adelantada del Atlético le permitía robar balones en la zona ancha del campo que les permitía hacer llegadas al área aunque sin peligro en los primeros minutos.

Intentaba colgar balones la Unión Deportiva Las Palmas pero los centros no encontraban el remate perseguido, mientras Koke disparaba desde fuera del área y el balón se iba un tanto desviado y Antoine Griezmann lanzaba un duro y lejano disparo que desviaba el portero Lizoain. Vrsaljko se unía a las oportunidades rojiblancas con otro disparo que rechazaba el meta local. Llegaba con más peligro el Atlético de Madrid que tenía en el eje medular su línea más activa.

Y en el minuto 23 llegaba el premio para los rojiblancos cuando Koke convirtió en gol un disparo cruzado desde dentro del área tras un rechace de la defensa canaria. Justo el resultado tras lo visto en los primeros minutos del encuentro donde el Atlético se encontraba más cómodo que su rival, que no conseguía traducir en peligro el monopolio del balón. Las Palmas ponía el control del balón y el Atlético las llegadas.

El partido discurría por el cauce que más interesaba al Atlético de Madrid, que tras el gol tuvo una tregua de ocasiones en ambas porterías sin que el guión del encuentro cambiara ni un ápice. Le faltaba profundidad a Las Palmas que se topaba una y otra vez con un Atlético bien colocado en el campo y que no hacía la mínima concesión al rival sin concederle apenas espacios.

La ocasión más clara de Las Palmas llegaba en el minuto 44 cuando una dejada de Viera dentro del área fue rematada por Dani Castellano y el posterior remate de Asdrúbal se marchó desviado. Así se llegó al descanso, con Las Palmas volcado sobre la portería de un Atlético muy serio y bien colocado.

Empezaba la segunda parte con una buena jugada del Atlético cuando Filipe Luis habilitó para Koke y éste metió un balón con mucho peligro para Kevin Gameiro que no llegó por poco ante la salida de Lizoain Y en el minuto 50 llegaba el segundo gol colchonero cuando Antoine Griezmann cabeceaba al fondo de las mallas una dejada también con la cabeza de Gameiro tras un gran centro de Vrsaljko. Conseguía el Atlético premio a su mayor agresividad en los metros finales.

Las posesiones de Las Palmas eran largas pero lentas, lo que permitía al Atlético cerrar espacios para entorpecer los intentos ofensivos del cuadro local.

En el minuto 53 Gameiro se plantó delante del portero de Las Palmas pero su disparo se fue muy desviado cuando pudo haber puesto la sentencia definitiva al partido y quizás también a la eliminatoria.

Y en el minuto 77 Correa tuvo una oportunidad para conseguir el tercero pero su disparo se fue muy alto, tras una pared con Griezmann.

En el 85 Vicente Gómez disparó con mucho peligro dentro del área que rechazó Moyá con una gran intervención.

Victoria contundente del Atlético de Madrid que encarrila su clasificación para los cuartos de final con un encuentro muy serio, siendo dueño del partido y sabiendo aprovechar las oportunidades que ha tenido a lo largo de los 90 minutos.