El Gobierno iniciará la desescalada del confinamiento por el coronavirus en Canarias, según recoge en un plan de trabajo del Ministerio de Sanidad. Se trata de un documento que plantea convertir el archipiélago canario en una especie de prueba piloto antes de tomar decisiones que afecten al conjunto de España, especialmente a la península.

Moncloa tiene varios escenarios sobre la mesa que, prácticamente en todos los casos, pasaría por una tercera petición de prórroga del estado de alarma la semana que viene. La hoja de ruta del comité de estrategia de transición pasa por ir tomando decisiones de forma prudente y gradual en base a los datos y la opinión de los expertos.

El inicio de la desescalada en Canarias, según los planes del Ejecutivo, podría empezar a ejecutarse a mediados de la semana que viene. Los menores, con permiso para ir a pasear acompañados de un adulto, y los que deseen hacer deporte al aire libre, serán los primeros que podrán empezar a pisar la calle con normalidad. Eso sí, tendrán que usar siempre mascarillas de protección.

En función del resultado del levantamiento de ambas medidas el Consejo de Ministros decidiría, tras el 26 de abril, si esas medidas se hacen extensivas al conjunto del Estado.