Profesionales del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, han participado en el I Taller de Formación en Enfermedad Renal Diabética en Canarias, organizado por el servicio de Nefrología del centro hospitalario y celebrado en el Auditorio Dr. Alfonso Medina. La directora médica del Hospital Dr. Negrín, Josefa Afonso Déniz, la directora médica de Atención Primaria del Servicio Canario de la Salud (SCS), Ana Bella Álvarez Medina, así como el jefe de servicio de Nefrología del Hospital Dr. Negrín, José Carlos Rodríguez Pérez, y el presidente de la Sociedad Canaria de Nefrología, Roberto Gallego Samper, fueron los encargos de participar en la mesa inaugural.

Este I Taller de Formación en Enfermedad Renal Diabética en Canarias, coordinado por la doctora Elena Oliva Dámaso, dirigido a médicos internistas, de atención primaria, nefrólogos, cardiólogos y endocrinos, todos ellos involucrados en el tratamiento de la diabetes, contó también con la presencia de médicos de otros centros hospitalarios regionales y nacionales, así como de Atención Primaria. La enfermedad renal diabética es la principal causa de inicio de tratamiento sustitutivo renal (diálisis y trasplante) en Canarias. La aparición de nuevos fármacos para el tratamiento de la diabetes ha mostrado beneficios en la protección renal y en reducción de eventos cardiovasculares e insuficiencia cardiaca en estos pacientes. Esta y otras novedades que surgen en relación a esta patología, cuya prevalencia en Canarias es la más alta de Europa, han sido uno de los aspectos analizados en esta iniciativa formativa que ha celebrado su primera edición.

Estrategias

Los datos apuntan a que alrededor del 11% de los canarios padecen diabetes y cada año se registran en torno a 8.500 casos nuevos, especialmente de la diabetes tipo 2, de los cuales entre el 20-45% pueden desarrollar ERC avanzada, con necesidad de tratamiento sustitutivo renal. Estos datos plantean la necesidad de implantar estrategias para poder evitar este final en un porcentaje elevado de casos. Además, y tal y como se puso de manifiesto en el taller desarrollado en el centro hospitalario, se incluyen medidas de política sanitaria, tales como evitar la obesidad y el sedentarismo favoreciendo el ejercicio físico y una atención integral y preventiva o terapéutica de los factores de riesgo cardiovascular.