El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo sirio, Bachar al Asad, posan junto a varios soldados rusos en la base aérea rusa de Hmeimim

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha visitado este lunes por sorpresa Siria, donde ha ordenado el comienzo de la retirada "de una parte significativa" de las fuerzas rusas allí desplegadas, según informan las agencias AFP, Reuters y Efe, que citan a medios y agencias de noticias rusas.

Putin ha hecho este anuncio en la base aérea rusa de Hmeimim, donde ha sido recibido por el presidente sirio, Bachar el Asad, con el que ha pasado revista a las tropas allí destacadas. Ambos mandatarios estuvieron acompañados por el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, y el comandante del contingente militar ruso en el país árabe, Serguéi Surovikin.

"Ordeno al ministro de Defensa y al jefe del Estado Mayor proceder a la retirada de un grupo de las tropas rusas a las bases de su emplazamiento permanente", ha asegurado Putin al intervenir ante los militares, según han informado las agencias rusas y recoge Efe.

“Si los terroristas levantan la cabeza de nuevo, les golpearemos de tal forma como nunca la han visto“

"A lo largo de dos años y medio, las Fuerzas Armadas de Rusia junto con el Ejército sirio destruyeron a los grupos terroristas internacionales más potentes militarmente". "Debido a esto he tomado una decisión: una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regresa a casa, a Rusia", ha afirmado Putin.

No obstante, Putin ha advertido: "Si los terroristas levantan la cabeza de nuevo, les golpearemos de tal forma como nunca la han visto".

Según la agencia Reuters, el presidente ruso ha asegurado que su país mantendría la base aérea de Hmeimim -empleada por la aviación rusa para lanzar sus ataques en el resto del territorio sirio-, así como una instalación naval en el puerto sirio de Tartús.

Los tumores más frecuentes continúan siendo las leucemias en la infancia

En oncología pediátrica no solo hay que curar, hay que curar bien porque estos pequeños pacientes tienen seis veces más riesgo que el resto de la población de padecer un segundo tumor