Logotipo de Google junto a unas monedas de euro

La Comisión Europea (CE) ha impuesto a Google una multa de 2.420 millones de euros, la mayor que infringe hasta la fecha contra una sola compañía, por abusar de su posición dominante como motor de búsquedas en internet al dar ventajas "ilegales" a su servicio de comparación de precios, Google Shopping, frente a sus rivales en los resultados de su buscador.

Bruselas abrió este procedimiento de manera formal hace algo más de dos años.

Bruselas ha advertido además a Google de que se enfrenta a sanciones de hasta el 5% de la cifra de negocios media mundial de Alphabet, su empresa matriz, si en 90 días no pone fin a esta práctica. Esta sanción se acumularía a la ya impuesta.

"Lo que ha hecho Google es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE. Ha negado a otras empresas la oportunidad de competir sobre la base de sus méritos y la innovación", ha indicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. "Y lo que es más importante, ha negado a los consumidores europeos una verdadera elección de servicios y los beneficios completos de la innovación", ha añadido.

Según la Comisión Europea, Google ha implantado esta práctica en todos los países del Espacio Económico Europeo donde utiliza este producto de compras comparativas, comenzando en enero de 2008 en Alemania y Reino Unido. Posteriormente hizo extensiva esta práctica a Francia en octubre de 2010; a Italia, Países Bajos y España en mayo de 2011; a República Checa en febrero de 2013 y a Austria, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Polonia y Suecia en noviembre de 2013.

"Google nos ha traído numerosos productos y servicios innovadores que han supuesto un gran cambio en nuestras vidas y eso es algo positivo. Pero la estrategia de Google para su servicio de compras comparativas no se limita a atraer clientes ofreciendo un producto que sea mejor que los de sus rivales, sino que Google ha abusado de su posición dominante como motor de búsqueda situando en mejor lugar su propio servicio de compras comparativas dentro de sus resultados de búsqueda y colocando en peor situación los de sus competidores", ha subrayado Vestager.

La cifra con la que la Comisión Europea ha multado a Google duplica la impuesta en 2009 al grupo informático estadounidense Intel, hasta ahora la mayor de la historia establecida por Bruselas con 1.060 millones de euros, también por abuso de posición dominante al tratar de expulsar a sus rivales del mercado de microprocesadores. Esta multa fue ratificada por la Justicia europea en 2014.

Google considera apelar la multa

Google ha expresado su "desacuerdo" con las conclusiones de la Comisión Europea. "Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar y continuar exponiendo nuestros argumentos", ha asegurado Kent Walker, vicepresidente senior y general counsel de Google.

"Cuando compras online quieres encontrar los productos que estás buscando de manera fácil y rápida y los anunciantes promocionarlos. Por esta razón Google muestra Shopping Ads, con el objetivo de conectar al usuario con miles de anunciantes, pequeños y grandes, de una manera que sea útil para ambos", ha dicho el ejecutivo.