Una mujer pasa por delante de un centro de salud en Ruzafa

El Tribunal Constitucional ha anulado por invadir las competencias del ejecutivo central el decreto de la Generalitat valenciana que permitía el acceso universal a la sanidad, una norma que regulaba fundamentalmente la atención a inmigrantes en situación irregular.

El alto tribunal suspendió el decreto en 2015, cuando admitió el recurso del Gobierno, pero luego levantó esta suspensión, en 2016. Ahora, en su fallo definitivo, considera que la norma valenciana se extralimita en las competencias que se atribuye, invadiendo las del Estado central.

En concreto, establece que va más allá del "criterio de lo básico establecido en la norma estatal", con lo que recoge el argumento de Moncloa en su recurso.

La norma valenciana da acceso a la Sanidad Pública a extranjeros mayores de edad, sin autorización para residir en España pero con residencia en algún municipio de la Comunidad Valenciana durante un mínimo de tres meses y que no estén asegurados por la Seguridad Social.