La actriz Lucía Bosé ha negado hoy en el juicio haberse apropiado de un dibujo de Pablo Ruiz Picasso de su empleada de hogar por cuya venta en 2008 obtuvo 198.607 euros y ha asegurado que ésta se lo regaló antes de fallecer ya que aunque se lo había dedicado el pintor malagueño a ella no le gustaba.

La Audiencia Provincial de Madrid juzga a Lucía Bosé, de 88 años, por supuesto delito de apropiación indebida del dibujo por el que la Fiscalía pide que sea condenada a dos años de prisión y a una multa de 4.800 euros además del pago de las indemnizaciones correspondientes a los herederos de su antigua empleada de hogar, Remedios T.M..

Lucía Bosé ha relatado que Remedios estuvo toda la vida en su casa de la urbanización madrileña de Somosaguas como si fuera un familiar y se ha referido en todo momento a ella como la "tata" y que cuando falleció en 1999 un sobrino suyo fue a recoger sus cosas.