Se han cumplido ya 27 años del hermanamiento entre San Bartolomé de Tirajana y Segovia. Más de un cuarto de siglo de visitas en ambos sentidos marcan el comienzo de unas relaciones que se han mantenido firmes y se han institucionalizado en hermanamiento entre ambas localidades. La primera teniente de alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Elena Álamo Vega, acudió a la localidad castellana en representación del equipo de gobierno tirajanero.

En el acto de bienvenida a la representación sureña, la mandataria municipal estableció la relación con los andariegos segovianos desde sus inicios, marcando el devenir de dos localidades “tan lejanas geográficamente, como cercanas en cuanto a capacidades turísticas, históricas y gastronómicas”. La importancia de San Bartolomé de Tirajana como municipio turístico de repercusión nacional, “incluido en la Alianza de destinos más importantes del Estado” cohabita en este hermanamiento con una ciudad que es patrimonio de la humanidad, y que tiene un bagaje que nos une”.

En este acto en tierras segovianas, Elena Álamo tuvo palabras de recuerdo y agradecimiento a Ángel Marrero, presidente de la Asociación de Barman de Canarias, pionero en los encuentros entre los andariegos segovianos y canarios mediante la hostelería como nexo profesional y social. En el apartado final de su intervención en tierras castellanas, la primera teniente de alcalde de San Bartolomé de Tirajana expresó el placer y orgullo que se fija con este hermanamiento, “entre dos pueblos que tienen en el otro su segunda casa”.