La Consejería de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote ha diseñado una campaña especial en la isla de apoyo al programa canario de Acogimiento Familiar para fomentar la acogida, el cuidado y atención temporal en la isla de Lanzarote de los niños y niñas que actualmente se encuentran bajo protección de la Comunidad Autónoma y que, por distintos motivos, no pueden permanecer temporalmente con su familia biológica.

 El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés (CC), y la consejera de Bienestar Social de la Institución, Maite Corujo (PP), quisieron este miércoles hacer un “llamamiento a la solidaridad de Lanzarote y de La Graciosa” para que todas aquellas familias de la isla que tengan posibilidades y que quieran acceder de forma voluntaria a ser familia acogente, puedan hacerlo a través de este programa de Acogimiento Familias del Gobierno de Canarias.

 “Actualmente, Lanzarote dispone de unas 50 plazas en hogares de menores y no hay banco de familias suficientes para acoger temporalmente a estos niños y niñas que, por distintas causas, no pueden estar temporalmente con sus familias biológicas; es decir, no tienen garantizadas sus necesidades y atenciones en su propio entorno, por lo que se propone como mejor alternativa la convivencia con una familia de acogida para así evitar que sean ingresados o que permanezcan en la red de hogares y centros de menores”, detalló la consejera.

 El presidente apuntó que “el fin último es que estos chicos encuentren una familia que les proporcione el calor, los cuidados, la educación y la atención que necesitan para que durante un tiempo puedan mejorar sucalidad y experiencia de vida presente, siempre con el objetivo de la reunificación familiar, una vez que sus padres solventen la situación y las circunstancias que provocaron la separación”. En ningún caso, subrayaron, “se trata de una adopción, por lo que es un acto muy consciente y que requiere la generosidad de las familias acogentes hacia estos pequeños”.

 Asimismo, trasladaron la necesidad de dar a conocer en Lanzarote este programa, para intentar dar un hogar familiar a estos niños y niñas, como medida excepcional y legal de protección por la que se delega la guarda de estos niños a una persona o familia, obteniendo ésta la plena participación en la vida de la familia de acogida, asumiendo la obligación de velar por él, cuidarlo, alimentarlo, educarlo y procurarle una formación integral por un tiempo determinado.

 Dentro de este Programa, se pone en marcha esta campaña en el ámbito insular con el fin de invitar a las familias lanzaroteñas que estén dispuestas a acoger temporalmente a un niño o niña en su familia, a conocer lo que podrían hacer por estos pequeños. “Se trata de facilitarles -por un tiempo- una vida mejor fuera de un centro de menores, donde permanecen muchos de ellos, garantizando así el derecho de estos niños y niñas a vivir en un entorno familiar.