El vertido a la red de saneamiento de toallitas húmedas por los vecinos y vecinas del municipio ha ocasionado un nuevo atasco en las tuberías de aguas negras en el municipio, siendo en esta ocasión afectado un caserío de unas veinte viviendas en El Madroñal, en la zona de la Acequia del Monte. Se da el caso de que la instalación de la red de aguas negras en este barrio se realizó hace tan sólo cuatro meses, por lo que desde los servicios municipales se reitera el llamamiento a la población para que evite tirar este material directamente por los inodoros al convertirse en el principal problema para las infraestructuras municipales con el consiguiente incremento de gastos para desatascar la red.

Según los técnicos municipales, más del ochenta por ciento de las incidencias en la red de aguas negras de Santa Brígida está ocasionado por el vertido de las toallitas húmedas, lo que podría evitarse con la colaboración ciudadana ya que no sólo ocasiona problemas de salubridad en las calles del municipio sino también un importante incremento del gasto por tener que traer personal y vehículos especiales para poder retirar los montones de toallitas que en muy poco tiempo se enredan hasta atascar por completo la red de saneamiento.

El Ayuntamiento de Santa Brígida señala que es preocupante el incremento de incidencias en la red de saneamiento causados por el vertido de toallitas húmedas de uso doméstico cuya acumulación produce grandes tapones que limitan la capacidad de las tuberías y galerías subterráneas, con vertidos a la vía pública o a los barrancos, especialmente cuando se producen lluvias que precisan de toda la capacidad de la red para evacuar las aguas pluviales y las de saneamiento.

A este agente hay que sumar el vertido de aceites y detergentes, los cuales emulsionan (como cuando se elabora el jabón con el método tradicional) y se solidifican convirtiéndose en una pasta que se endurece y bloquea tuberías y galerías, un problema que se multiplica en los lugares donde hay concentración de toallitas húmedas.

El municipio está acometiendo la mejora de las conexiones entre tuberías y galerías, para adaptarla a las necesidades de la población, pero el uso masivo de toallitas húmedas y su vertido a la red provoca el colapso, por lo que ya se considera este problema como el 'colesterol' de la red de saneamiento.