El acto de clausura del curso 2017-2018 se convirtió este lunes en una auténtica fiesta de despedida escolar para los usuarios y usuarias del Centro Ocupacional de El Salobre, donde el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana programa servicios de atención psicosocial y psicoterapéutica para los vecinos con capacidades distintas.

Los chicos y chicas del Centro se convirtieron en los principales protagonistas del evento, que en esta edición contó con la participación activa de más de una veintena de familiares y la implicación de la concejala de Servicios Sociales, Yurena Tejera Cruz.

La fiesta, que tenía entre sus objetivos la entrega protocolaria de los diplomas a los usuarios, se desarrolló en un ambiente muy distendido, emotivo y de amplísima espontaneidad.

Durante el encuentro, además de ofrecer sendos espectáculos musicales y de danza preparados con mimo y cariño para esta ocasión especial, los protagonistas también tomaron la palabra para agradecer en público y de forma personal la asistencia, atención y cariño de sus progenitores y profesores.

La clausura tuvo una gran vertiente artística y cultural. Acompañados por sus respectivos monitores, los jóvenes del Centro brindaron a los asistentes una muestra del trabajo de percusión instrumental que realizan a lo largo del año en el taller de música, y también un espectáculo coreográfico de baile del que hubo un remake al que se apuntaron con carácter inclusivo otras personas.

Además de los diplomas, a los chicos y chicas también se les entregó un llavero de cuero de recuerdo, elaborado por ellos mismos en el taller de artesanía y marroquinería que el Centro pone a su disposición.

Refuerzos emotivos

En su intervención, la concejal de Servicios Sociales destacó el importante papel e implicación de los familiares en el proceso educativo y formativo del Centro, y agradeció a los profesores su entrega y buen hacer en la atención educativa específica que se presta durante todo el año lectivo a estos jóvenes.

En ese sentido, Yurena Tejera resaltó el trabajo que llevan a cabo los monitores del taller de pintura y artes plásticas, y del taller de equinoterapia, de la Asociación de Terapias Ecuestres (Aftec), que se imparten una vez por semana, los lunes y miércoles, respectivamente, como refuerzos emotivos del resto de actividades que se desarrollan en el Centro a lo largo del curso escolar.

Durante el año, los 31 usuarios del Centro Ocupacional tienen a su servicio talleres fijos de logopedia, estimulación cognitiva, deportes, música, informática, jardinería, hábitos cotidianos de vida diaria y de artesanía y manualidades artísticas. También disponen de talleres puntuales de cine, teatro y danza-bailes, además de excursiones mensuales a museos, centros de arte y los municipios de la Isla.

Durante este curso, además del taller semanal de dibujo y pintura, el Ayuntamiento ha dotado al Centro Ocupacional de una pizarra digital interactiva y de una amplia zona de sombra en el jardín de la instalación educativa, donde los usuarios suelen realizar sus desayunos.