La capacidad del Parque ha “impresionado” a la treintena de expertos de la UNESCO que visitaron este espacio gestionado por el Cabildo grancanario tras participar en el Encuentro Internacional sobre Patrimonio Astronómico y Lugares Sagrados que ha alumbrado las Recomendaciones de Gran Canaria para su conservación.

La presidenta de la Comisión Canadiense de la UNESCO, Christina Cameron,  procedente de un país que se caracteriza por ser punta de lanza mundial en museología y gestión patrimonial, alabó al término del recorrido la vocación de la Cueva Pintada de apostar decididamente por trasladar a todo tipo de públicos el saber adquirido en los procesos de excavación e investigación.

Bartolomé Ruiz, director del Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera,  declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2016, subrayó que tanto el equipamiento como la gestión que lleva a cabo el Cabildo en la Cueva Pintada “son ejemplares”, opinión compartida y manifestada también por el profesor Gabriel Cooney, experto en arqueología celta de la University College de Dublín.

El grupo, que anoche aprobó las Recomendaciones de Gran Canaria con una veintena de encomiendas para salvaguardar los sitios del mundo con valores astronómicos y sagrados, mostró un notable interés por conocer detalles sobre la simbología prehispánica y quedó especialmente sorprendido en la contemplación de la cámara decorada.

A la salida de esta cámara decorada, Lassana Cissé, antiguo director del Patrimonio Cultural de Malí, destacó el “increíble parecido” de los motivos que acababa de ver en la cámara con algunos de los creados por el pueblo dogón de su país.

La visita estuvo encabezada por la directora de la Cueva Pintada, Carmen Gloria Rodríguez, quien explicó a los integrantes de la UNESCO que se encontraban ante uno de los yacimientos más relevantes de Canarias y el equipamiento patrimonial de mayor importancia del archipiélago, un espacio que aborda a diario “el desafío permanente de buscar el equilibrio entre la investigación, la conservación y la difusión”.

La delegación procedente de veinte países visualizó el audiovisual de la Cueva Pintada, recorrieron las salas de exposición y, finalmente, se asomaron al pasado prehispánico y colonial de Gran Canarias a través del yacimiento galdense.

Tras finalizar su visita, continuaron su recorrido rumbo a la cumbre, donde disfrutaron de la imponente vista que se puede contemplar desde La Cilla y conocieron de cerca el paisaje de las Montañas Sagradas de Gran Canaria que forman parte de la candidatura a Patrimonio Mundial, así como el pueblo de Tejeda, y la ruta de Fataga.