La Consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido, inauguró hoy el primer piso de tránsito para menores y con trastornos de conducta en Canarias. Este nuevo recurso convivencial prepara a los chicos y chicas con una medida de protección y declarados en desamparo a tener una vida normalizada después de su alta clínica en el Centro Residencial Juan Carlos I, en donde se tratan de forma integral este tipo de psicopatías.

En el piso de tránsito se les prepara para tener una vida más independiente, con el apoyo de un equipo especializado en atención psicosocial y educativa que les ayuda en su proceso de reintegración social.

Cristina Valido destacó que es un recurso intermedio para niños y niñas declarados en desamparo con trastorno de conducta o problemas de comportamiento y que "por esos motivos primero deben de estar en un recurso cerrado en el que hacemos un trabajo muy importante con ellos para que puedan volver a un hogar normalizado en un entorno con total integración."

"Lo que estamos tratando de hacer" -continuó Valido- "es cubrir el espacio que va entre un centro y otro, ya que no podemos pasar de tener a los chicos y chicas en un régimen de control estricto con un trabajo muy intenso a un hogar normalizado sin ese tipo de vigilancia, porque puede generar problemas en la red normalizada de menores en protección".

La consejera insistió en que "este nuevo recurso es un paso intermedio con unas disciplinas y pautas de conducta que nos permita que vuelvan a la red en una situación de poco riesgo y mayor control".

En Canarias se estima que alrededor de 250 niños y niñas en protección pueden tener algún tipo de trastorno de conducta, relacionado, entre otros problemas, con su situación familiar, problemas emocionales o consumo de sustancias tóxicas. "Sin embargo" -apuntó Valido- "los niños y niñas que pueden ser ingresados en estos recursos son aquellos con trastornos de conducta graves y resalto lo de grave, que requieren intervención más profunda e integral con respuesta psiquiátrica".