El Alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa Monzón y el Vicario de la Diócesis de Canarias, Hipólito Cabrera González, han firmado un convenio por el cual esta última cede al consistorio el uso de un suelo en Juncalillo, junto a la Iglesia de este pago, para su acondicionamiento como Parque de la Rama de Juncalillo que este año cumple su centenario. El Ayuntamiento galdense, explicó el alcalde de la ciudad, está redactando el proyecto para destinar este espacio como lugar de convivencia y esparcimiento dotándolo de una escultura que simbolice esta fiesta de enrome tradición en Juncalillo de Gáldar. “Sus vecinos han sabido conservarla intacta con el paso de los años entendiendo ante todo su carga de tradición y sentimientos que se mantiene hasta los tiempos actuales, por lo que vamos a contar con un espacio que rememore y rinda homenaje a esta tradición”, añadió.

Cabe recordar que el Ayuntamiento en Pleno aprobó la propuesta de iniciar el expediente para que la rama de Juncalillo sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC) solicitando al Cabildo incoar dicho expediente desde el área de Cultura. Una propuesta aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos dando respuesta a la petición de los vecinos de este pago de las medianías.

El origen de la rama se remonta al año 1918, cuando los feligreses con el capellán al frente hacen una promesa a Santo Domingo de Guzmán, en agradecimiento por el hecho de no haberse producido víctima alguna ni daños personales en el accidente natural en el que un viento huracanado arrasó con el techo de la iglesia y las paredes del cementerio.

La promesa consistió en realizar cada año en su fiesta una rama popular en su honor con la traída de la rama, desde el Pinar de Tamadaba hasta los pies del Santo Patrón.

El pago de Juncalillo de Gáldar se prepara cada agosto para celebrar sus fiestas en honor al Patrón Santo Domingo de Guzmán. La rama de Juncalillo es la fiesta más popular y que más gente congrega, el sábado víspera de la fiesta.