Resultado de imagen de cristina valido consejera

La consejera Cristina Valido aplaude el compromiso social por erradicar las injusticias de género, pero recuerda que aún queda por avanzar.

El informe anual del OBECAN con motivo del Día Internacional de la Mujer refleja un incremento de cerca de 6 puntos de la tasa de actividad femenina de las Islas en los últimos 10 años

De acuerdo a la última Encuesta de Población Activa (EPA), en Canarias hay 423.200 mujeres ocupadas, 23.600 más que hace un año y 70.800 más que hace 10 años, al comienzo de la crisis, lo que supone que la tasa de actividad femenina alcanza en la actualidad el 56,3%, cerca de 6 puntos más que en 2008. A pesar de ello, y tal y como refleja el informe anual del Observatorio Canario de Empleo (OBECAN) con motivo del Día Internacional de la Mujer, perdura la feminización de ocupaciones que tradicionalmente han desempeñado las mujeres. Además, las diferencias salariales todavía suponen que las mujeres cobren hasta casi un 30% menos que los hombres en determinadas ocupaciones.

En este contexto, la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, ha agradecido que la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres esté viviendo hoy una de sus épocas más activas, lo que redundará, sin duda, en mejoras sociales en los próximos años. “La lucha por la igualdad es una lucha por los derechos humanos que avanza a distintos ritmos en todo el mundo y que nos concierne a todos y a todas”, reclamó.

La mayor cualificación femenina y su mayor presencia en las universidades -las mujeres egresadas universitarias suponen el 67% del total- no se ha traducido en que accedan a puestos de trabajo de mayor responsabilidad en la misma medida, de hecho, del total de puestos de dirección y gerencias, sólo el 26% son ocupados por mujeres. Así ocurre también en los puestos de técnicos y profesionales de apoyo, donde ocupan un escaso 32%.

El mayor porcentaje de mujeres se encuentra en los puestos de trabajo vinculados a empleadas contables, administrativas y puestos en oficina, en los que su presencia supone un 68% del total; el menor porcentaje es en los trabajos de artesanas y trabajos cualificados de las industrias manufactureras y la construcción, donde ellas ocupan un 5,7%.

De acuerdo a la formación, las estadísticas muestran un mayor porcentaje de mujeres con titulaciones superiores trabajando (51%) que hombres (49%), mientras que en el caso de la población ocupada sin estudios, o solo con educación primaria, ellos son la mayoría con un 64% del total.

Aún así, el OBECAN pone el acento en la escasa presencia femenina en los estudios universitarios vinculados a las nuevas tecnologías. En este sentido apunta a la posible “brecha tecnológica” y refleja que los datos más recientes demuestran que solo el 20% de personas tituladas en los estudios universitarios de Informática y el 30% en ingenierías son mujeres.

“La igualdad de género -advierte el documento- será más difícil de alcanzar si las mujeres quedan fuera de los perfiles profesionales más relevantes y del sector tecnológico y digital, con crecimiento continuado en demanda de plantilla e importancia socioeconómica y retributiva”.

Por edades, la mayor presencia femenina en el mercado laboral se encuentra entre las más jóvenes, hasta un 57%. A medida que la edad aumenta hay menor porcentaje: en el tramo de 35 a 44 años las mujeres representan el 47%; entre la población ocupada de 44 a 54 años suponen el 44%; y entre la mayor de 55 años bajan hasta el 40%.

Al respecto de los empleos feminizados, y de acuerdo a las contrataciones realizadas durante el pasado año, los resultados del informe del OBECAN señalan que estos son los puestos de maestras y educadoras de Infantil y Primaria, los trabajos de cuidados personales a domicilio, de menores y empleadas domésticas, donde hay una presencia femenina que supera el 90%. También las archivistas, bibliotecarias, psicólogas, sociólogas, historiadoras o técnicas de Educación Especial son profesiones ocupadas mayoritariamente por mujeres, más del 80%.

Por el contrario, en las profesiones vinculadas al sector de la construcción, carpintería, electricidad, operadores de maquinaria agrícola o mecánicos de refrigeración, la presencia femenina ronda el 1% o es nula.