Las Palmas de Gran Canaria, protagonista en la salida de la regata Mini Transat en La Rochelle

Las Palmas de Gran Canaria mantiene esta semana un stand informativo en el puerto de la ciudad francesa de La Rochelle, que acoge estos días un espacio de encuentro náutico y ciudadano como antesala de la salida de la mítica regata en solitario Mini-Transat La Boulangère: la popular Mini Transat, el próximo domingo 22 de septiembre.

Las concejalías de Turismo y Ciudad de Mar promocionan de esta manera la ciudad como escala atlántica y destino náutico  entre los navegantes, aficionados y turistas que estos días pasan por esta histórica y coqueta localidad de la costa atlántica francesa.

Pero la presencia de la capital en los días previos a la salida de la regata no se limita a Le Village en Bassin des Chalutiers, en el puerto francés. Una delegación institucional y empresarial encabezada por el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, FEMEPA, el Clúster Marino Marítimo de Canarias y Proexca han cerrado una agenda de reuniones con instituciones y empresas francesas en la feria Náutica Grand Pavois, que acoge a partir del miércoles 18, a más de 800 expositores internacionales.

El concejal de Turismo, Pedro Quevedo, ha dicho que se trata de una oportunidad ya que en La Rochelle “se concentra esta semana los principales actores europeos de la náutica. Queremos seguir trabajando, sumando esfuerzo con el sector náutico de la ciudad, para estrechar las relaciones con un destino que se encuentra entre los primeros de Europa”.

Además  de las concejalías de Turismo y Ciudad de Mar, la delegación de la ciudad y la isla estará integrada por el secretario general de FEMEPA, Juan Carlos Betancor; la gerente del Clúster Marítimo de Canarias, Elba Bueno, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Náutica de Recreo, Manuel Guerra, y los responsables de las empresas Rolnautic Las Palmas, Rodritol, Alisios Sailing Center, Náutica Taliarte y Náutica Motor.

La MiniTransat llega este año por segunda vez a Las Palmas de Gran Canaria, donde hará una escala durante todo el mes de octubre y partirá rumo a Martinica, en El Caribe el 2 de noviembre. La ciudad acogerá a navegantes, organización y a los veleros en el muelle deportivo, en la dársena utilizada habitualmente para la Vela Latina Canaria.

La regata reúne, desde los años setenta, a navegantes que tienen tanto de aventureros como de deportistas. En esta prueba los pilotos cruzan el atlántico a bordo de embarcaciones de 6,50 metros de eslora, y en solitario, en una de las competiciones más singulares y extremas del calendario deportivo internacional.