La tradición se cumple y las calles más transitadas ya lucen instantáneas que invitan a participar en la sexta edición. Momentos que intensifican el espíritu de la prueba que en 2017 reunió a 4.200 corredores y que el 27 de octubre pretende repetir el éxito al que nos tiene acostumbrados. La motivación aumenta gracias al trabajo conjunto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la empresa DG Eventos en una alianza que promueve una de las mayores fiestas deportivas del archipiélago. El ritmo de inscritos es bueno y a día de hoy supera los 2.400 atletas distribuidos en las modalidades Media Maratón individual, con un coste de 30 euros hasta el 22 de octubre, y por relevos, así como en la popular carrera de los 10 kilómetros, ambas con un coste de 20.