Resultado de imagen de ángel víctor torres parlamento

El candidato a la investidura como presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, se ha comprometido a que la inclusión social, la lucha contra la pobreza y el fortalecimiento de los servicios públicos sean ejes fundamentales de su ejecutivo, lo que requerirá la adopción de medidas fiscales para financiarlas.

Torres, que cuenta con el apoyo PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos y Agrupación Socialista Gomera (ASG) para ser investido con mayoría absoluta en la sesión del viernes, anunció que el cambio político, tras 26 años de gobiernos dirigidos por Coalición Canaria, permitirá "una Canarias mejor", más justa en lo social, más solidaria en lo económico y más sostenible.

En un largo y profuso discurso de más de una hora y media y 14.000 palabras, en el que fue detallando las medidas que desarrollará el gobierno cuatripartito, Torres dijo que cuando el progreso "da la espalda a miles de familias, ese progreso no existe" y por eso su propósito es "conseguir ser el gobierno de la inclusión".

Ante "la urgente necesidad que tiene Canarias de un reajuste social", con un 35% de la población en riesgo de pobreza, "adoptaremos las medidas fiscales necesarias para responder a los servicios públicos y políticas sociales que estamos proponiendo", entre ellas una renta ciudadana, anunció el candidato.

Además de la persecución del fraude fiscal, se revisarán las rebajas fiscales por 300 millones de euros aprobadas en la anterior legislatura, pero sin perjudicar a las rentas más bajas.

También se introducirán impuestos ligados a la protección del medioambiente para luchar contra el cambio climático y "se estudiará y analizará" con el sector turístico un impuesto sobre las estancias para financiar la renovación de infraestructuras turísticas públicas.

"No puede haber complacencia alguna si más de un 35% de la población de nuestra tierra está en riesgo de pobreza, progresamos cuando avanzamos todos", insistió Torres en defensa de sus políticas sociales y fiscales.

Además de la inclusión social, los ejes de la política del nuevo gobierno serán una "economía justa y solidaria", la transición ecológica y lucha contra el cambio climático, la profundización en el autogobierno y las relaciones con el Estado y la Unión Europea y "el buen gobierno", que incluye la lucha contra la corrupción, la transparencia y simplificación administrativa.

Torres hizo hincapié sobre todo en el primero de los ejes, la inclusión social, porque, advirtió, Canarias es una sociedad desestructurada, una realidad que "va camino de cronificarse".

El objetivo en estos cuatro años será aproximar los indicadores sociales a la media del Estado, y para avanzar en esa línea se aprobará un plan de inclusión social y lucha contra la pobreza.

Eso incluirá instaurar por ley una renta ciudadana de inclusión social que permita sufragar los gastos básicos de quienes se encuentren en situación de pobreza o exclusión social compatible con otras prestaciones.

La renta ciudadana incluirá a los perceptores de pensiones inferiores al umbral de pobreza que se establezca y se complementarán las pensiones no contributivas, garantizó.

"Con la mayor celeridad posible" se aprobará el catálogo de servicios y prestaciones del sistema público de servicios sociales, porque se acumulan "años de retraso".

También se creará "un importante parque público de viviendas de alquiler social, y se asegurará una alternativa habitacional para las familias de escasos recursos que sean desahuciadas".

"Ningún desahucio sin alternativa habitacional", aseguró el candidato, quien promoverá "un gran acuerdo social y político" para consolidar la sanidad, los derechos sociales, las pensiones, la atención a la dependencia y la educación.

En educación, se procurará que los presupuestos autonómicos alcancen el 5% del PIB, se potenciarán las becas y se recuperarán los comedores escolares de verano, a la vez que se trabajará "por una educación de 0 a 3 años universal, pública y de calidad".

Una de las líneas de acción en sanidad es que los canarios de cualquier isla tengan acceso en igualdad de condiciones, lo que suponen revisar las dietas que se abonan a los pacientes y a sus familiares que se desplazan fuera de su isla.

"La reducción de las listas de espera en todas sus modalidades, es una prioridad que debe acometerse desde el primer día de gestión del nuevo gobierno", se comprometió Torres.

La mejora de la gestión en atención a la dependencia, con más financiación y personal, es otro de los compromisos de Torres para revertir "de manera inmediata" las listas de espera de reconocimiento (27.000 personas) y la falta de prestaciones de personas ya reconocidas (9.000).

Torres reconoció las políticas de igualdad y contra la violencia machista del gobierno saliente, pero igualmente anunció que se reforzarán, al igual que el apoyo a las mujeres víctimas de delitos sexuales y la defensa de las personas transexuales e intersexuales, para los que habrá una ley que reconozca sus derechos.